Investigadores de EE.UU. detectan una conexión entre un gen y el síndrome de estrés porcino

Investigadores de EE.UU. detectan una conexión entre un gen y el síndrome de estrés porcino
5 junio, 2013 Pablo Muelas

Un defecto en el gen inmenso de la distrofina es la causa de un síndrome nuevamente descubierto del estrés en los cerdos, según científicos del Servicio de Investigación Agrícola (ARS). Los problemas asociados con el estrés, tales como aquellos que ocurren en el transporte de los animales, le cuesta al sector porcino en EE.UU. aproximadamente 50 millones de dólares cada año. Por mucho tiempo, los productores y los investigadores han sospechado que síndromes no detectados pero relacionados con el estrés están afectando la salud y el bienestar de los cerdos.

Esta idea fue confirmada cuando científicos en el Centro Estadounidense Roman L. Hruska de Investigación de Animales para Carne (USMARC por sus siglas en inglés), el cual es mantenido por el ARS en Clay Center, Nebraska, descubrieron un síndrome del estrés en dos lechones machos de edades de 3 meses que se murieron después de ser transportados de una instalación a otra. Este síndrome novedoso es diferente del clásico síndrome del estrés porcino y por supuesto, del virus porcino confirmado en estos días en piaras de cerdos de USA.

El biólogo molecular Dan Nonneman y sus colegas en la Unidad de Investigación de Reproducción en el USMARC descubrieron una conexión entre la afección del estrés y una mutación genética en la distrofina. Las mutaciones en la distrofina, las cuales pueden causar la distrofia muscular de Duchenne, son asociados con una debilidad muscular que puede llevar a la muerte.

Para mapear la enfermedad, los científicos aparearon otra vez los padres originarios de los lechones afectados para producir más lechones. Luego los investigadores determinaron el genotipo de los 250 lechones producidos, incluyendo 49 lechones que sí tuvieron el síndrome del estrés, y descubrieron una asociación entre el síndrome y una sola región del cromosoma que contiene el gen de la distrofina.
Los lechones afectados por el síndrome tuvieron una tasa cardíaca anormal cuando tratados con anestesia y observados. La tasa cardíaca de los lechones no afectados que pasaron por el mismo tratamiento fue regular. Los animales que tuvieron el síndrome del estrés tuvieron solamente la mitad de los niveles de la proteína de distrofina comparados con sus hermanos no afectados. Los lechones sospechados de tener el síndrome también tuvieron tres veces más de la enzima llamada creatina-fosfocinasa, la cual se usa para monitorear las enfermedades cardíacas y musculares.

Fuente: Eurocarne