El milagro de la cocina: las Especias

El milagro de la cocina: las Especias
3 abril, 2013 Pablo Muelas

Las especias suelen tener un sabor picante o perfumado, amízclado o amaderado, dulce o amargo, sirven para aderezar los platos y su sabor prevalece sobre su aroma. Son capaces de transforman las recetas y platos con mil sabores deliciosos.

Su gran capacidad para potenciar el sabor permite que se consigan grandes efectos aromáticos y sabrosos en los alimentos con cantidades muy pequeñas. No suelen presentar aportes nutricionales, salvo raros casos en los que hay presentes minerales, como calcio o hierro, o alguna vitamina.

Técnicamente se considera una especia a las partes duras, como las semillas o cortezas, de ciertas plantas aromáticas, aunque por similitud, muchas veces también se engloba a las fragantes hojas de algunas plantas herbáceas, cuyo nombre culinario es hierbas.

Se pueden clasificar las hierbas y especias en dos grupos, las que modifican, tanto el sabor, como el aspecto de los alimentos, en este grupo estarían el azafrán, la canela, el tomillo y el romero, entre otros; y las que excitan el paladar, entre las que se encuentran la pimienta, el pimentón, la nuez moscada y las diversas variedades de chiles.

La cantidad de platos que se pueden cocinar con unas y otras, tanto solas como mezcladas, es muy elevado y rico. De este modo, las distintas cocinas de cada cultura adquieren un rasgo característico.

¿Qué especias utilizas para crear tu toque personal en la cocina?